Praga capital de Bohemia

Al igual que Paris, Praga tiene varios sobrenombres, Algunos de leyenda, otros muy románticos y algunos prácticos. Y este último es al que voy a hacer referencia… no es otro que el de «la ciudad de las 100 torres».

Y es que es de obligación para todo turista subir a alguna de las colinas cercanas a la ciudad donde ese sobrenombre adquiere todo su sentido y poder apreciar la belleza de esta ciudad en toda su extensión.

Es una ciudad majestuosa, impactante, sorprende la excelente conservación de prácticamente todos sus edificios históricos que permite poder darle otros usos. La mezcla de colores entusiasma, verdes esmeralda, ocres, rosas… quedándote absorto sin poder decidirte cual es el mejor encuadre y tienes la impresión de no poder despegar el ojo del visor de la cámara.


De lo que si os daréis cuenta enseguida y que hará que os pongáis en posición de disparo… es que hay magníficos artistas callejeros o transeúntes que de manera espontánea, hacen uso de los pianos repartidos por toda la ciudad, que como colofón suelen estar en un entorno en la que la composición es espectacular.



Como podréis comprobar vosotros mismos, esta ciudad os regalará magnificas fotografías, mágicas estampas que te transportan en el tiempo y si tenéis la fortuna de que os amanezca uno de esos días nublados de aspecto tormentoso, conseguiréis un aspecto dramático que le va muy bien a esta ciudad.

Český Krumlov

Como bonus… os recomiendo que ya que estáis en Praga dediquéis un día a visitar este maravilloso pueblo llamado «Český Krumlov», es un cómodo viajen en autobús y os garantizo que me lo agradeceréis.

Hasta la próxima!!